Oportunidades Veracruz: ¿Para quién?

Cuando pareciera que todo mundo sabe que el programa Oportunidades implementado por el gobierno federal panista es uno de los pilares para atraer simpatías y favores entre los electores más pobres del país, -por todos los recursos que maneja- el gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa de manera inocente, declara que habrá de trabajar conjuntamente con las autoridades de SEDESOL en el ejercicio de ese importante programa.

Según lo difundido en el comunicado oficial del gobierno del estado, el ejecutivo estatal considera que Oportunidades es “un programa de desarrollo social y no de política partidista”.

Pareciera que el mandatario veracruzano desconoce que es a través del programa Oportunidades como el gobierno federal hace llegar recursos para apoyar no solo a los municipios gobernados por el Partido Acción Nacional, sino que incluso en donde no tienen el poder, creando estructuras paralelas para repartir los beneficios económicos, en educación y salud.

Por eso es, que hasta la fecha, el gobierno federal –SEDESOL- no ha dado a conocer al gobierno del estado y mucho menos ha transparentado la información del padrón real de beneficiarios del programa Oportunidades, porque ahí se puede ver claramente en que lugares y a quienes ha beneficiado en realidad.

Sobre todo en tiempo electorales, es frecuente escuchar a la gente que dice, “a mi me dijeron que si vienen y me den que agarre, sin importar de donde venga”.

Así es como en algunas ocasiones se duplican la entrega de recursos, de acuerdo al lugar en donde se pretende ganar la simpatía de los electores.

Por eso no es tampoco casual la designación en el estado de Veracruz del nuevo delegado de la Sedesol en Veracruz, Abel Cuevas Melo, quien ya estuvo trabajando aquí cuando el Presidente Felipe Calderón era aspirante a la Presidencia de la República de donde ahora  regresa directamente de Los Pinos para operar Oportunidades Veracruz.

Así que con el programa de Oportunidades, lo primero que habría que preguntar  y dejar bien claro es ¡oportunidades para quien? habría que irse con mucho cuidado, no vaya a ser que por un excesivo optimismo, nos vayan a chamaquear y lo peor sería que ni cuenta nos diéramos.

Para que luego no digan: Inocente palomita, que te dejaste engañar, sabiendo que de Oportunidades, nada te habríamos de confiar....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada